• Asunción Klinika

Hernia de disco: causas, síntomas y tratamientos

Actualizado: oct 9

La hernia discal es una de las patologías de columna más habituales, causando trastornos como lumbalgia o ciática, entre otros. Esta patología, que se produce en la mayor parte de los casos por el envejecimiento de los discos intervertebrales, puede tratarse de diversas formas, siendo la cirugía el último escalón dentro de la línea de tratamiento. El Dr. Francisco Fasano, responsable de la Unidad del Dolor y Cirugía de Columna de Asunción Klinika, nos da algunos datos sobre las hernias de disco, sus causas y tratamientos.

¿Qué es la hernia discal?

Entre vértebra y vértebra están situados los discos, una especie de amortiguadores cartilaginosos que evitan el roce entre los huesos. Por diferentes motivos, a veces ocurre que estos discos o parte de ellos se desplazan hacia el canal espinal, pudiendo comprimir una o diferentes raíces nerviosas y causando dolor. La hernia discal puede producirse en cualquier zona de la columna vertebral pero es especialmente habitual en la zona lumbar. Dependiendo de la zona en la que esté situada puede irradiar dolor en otras zonas como el brazo o la pierna, generando incluso debilidad e entumecimiento de dicha extremidad.


¿Por qué se produce la hernia discal?

La hernia de disco es una patología que afecta tanto a gente joven como a personas mayores. En la mayor parte de los casos se produce como consecuencia del desgaste natural que se produce a causa del envejecimiento. Con los años, los discos pierden flexibilidad, aumenta el riesgo de rotura o desgarro y se producen las hernias.


En cualquier caso, también existen factores de riesgo que, si se evitan o controlan, pueden ayudar a prevenir o retrasar la aparición de las hernias discales:

  • Exceso de peso

  • Trabajos de impacto

  • Tabaquismo

  • Traumatismos

Una buena higiene postural también es fundamental para evitar o retrasar las hernias de disco.


¿Cómo se trata la hernia discal?

El tratamiento de la hernia discal depende de la intensidad de los síntomas del paciente y de las imágenes que se aprecien en la resonancia magnética, si bien, antes de llegar a la cirugía se prueba con opciones conservadoras.


Se empieza con tratamientos analgésicos acompañados de rehabilitación. Si no se aprecia mejoría sustancial en el paciente se pasa a los bloqueos radiculares selectivos.


En última instancia y si los métodos anteriores no han sido eficaces, se optaría por la cirugía de columna, que puede ser abierta convencional o mínimamente invasiva.


¿Cómo funciona la cirugía percutánea para hernia discal?

La cirugía percutánea o mínimamente invasiva consiste en la realización de pequeñas incisiones en la piel del paciente a través de las que se introduce una cánula por la que se hace pasar un endoscopio que, a través de una lente permite ver con claridad y comodidad el área a operar. Gracias al uso de este endoscopio y de instrumental de pequeño tamaño se extrae el núcleo del disco que está causando la compresión del nervio.


¿Cómo funciona el bloqueo radicular selectivo para el tratamiento de la hernia discal?

El bloqueo radicular selectivo guiado por tomografía consiste en bloquear el nervio que está causando el dolor, mediante el suministro puntual y selectivo de analgésicos y corticoides. Gracias a las imágenes de tomografía, es posible guiar milimétricamente la aguja y de esta forma se logra bloquear selectivamente el nervio que está generando la transmisión del impulso nervioso doloroso. Con esta técnica se consigue una inyección de los fármacos mucho más puntual y teledirigida, con un mejor efecto y una mayor duración. El anestésico causa un alivio inmediato del dolor, pero en forma temporal, y es el corticoide el que actuará posteriormente como antiinflamatorio, logrando un efecto terapéutico más duradero.


Es una técnica más ventajosa que el bloqueo epidural habitual ya que en este caso la aplicación de los fármacos es más errática, lo que hace que su eficacia sea muy variable.


¿Qué son las lumbalgias ?

Aunque las hernias pueden darse en cualquier zona de la columna, son especialmente habituales en la zona lumbar, provocando dolor lumbar, más conocido como lumbalgia. Al interrogatorio resulta de suma importancia diferenciar entre:

  • Lumbalgia mecánica: el paciente sufre de manera puntual y localizada dolor en la zona lumbar. En estos casos suele bastar con analgesia puntual y sesiones de rehabilitación. También son recomendables actividades como el aquagym, yoga o pilates.

  • Lumbociatalgia: definida como dolor lumbar con irradiación a una o ambas piernas. En estos casos puede ser necesario dar un paso más e ir hacia bloqueos radiculares o intervenciones quirúrgicas, dependiendo de la intensidad de los síntomas y hallazgos radiológicos.






©2019 by Asunción Klinika