• Asunción Klinika

“Los errores en la identificación del paciente son más comunes de lo que parece”

Con motivo de la celebración este martes, 17 de septiembre del Día Mundial de la Seguridad del Paciente hablamos con la Dra. María Caballero, Directora Médica de Asunción Klinika, sobre las medidas que el centro tiene implementadas para alinearse con la estrategia de Osakidetza en esta materia.

La seguridad del paciente es una rama muy importante en la sanidad. ¿Cómo lo tratamos en Asunción Klinika?

Trabajamos en tres grandes áreas de la Seguridad del Paciente que propugna Osakidetza: higiene de manos, identificación del paciente y conocimiento del tratamiento por parte del paciente. En lo que se refiere a la Higiene de Manos, estamos especialmente concienciados como herramienta fundamental que es para la prevención de Infecciones Nosocomiales y que afectan al 7% de los pacientes hospitalizados. Trabajamos tanto a nivel usuario como a nivel empleado. Así, tenemos dispensadores de solución hidroalcohólica nada más entrar en la Clínica y en los pasillos de hospitalización. Además, en todos los baños tenemos instrucciones de cómo limpiar correctamente las manos. Y una vez al año, hacemos una pequeña campaña de concienciación destinada a la población.


"Trabajamos en tres grandes áreas de la Seguridad del Paciente que propugna Osakidetza: higiene de manos, identificación del paciente y conocimiento del tratamiento por parte del paciente"

¿Y de cara a los profesionales?

Trabajamos en materia de formación continuada. Este año, se realizaron cuatro formaciones en marzo, a los que acudieron casi un tercio de los profesionales de la Clínica. El año pasado lo hicieron otras 150 personas, por lo que podemos decir que el 80% del personal ya ha recibido esta formación. No obstante, se trata de un cuestión que requiere concienciación y formación continuada para no bajar la guardia.


El lavado de manos, en cualquier caso, se engloba en un plan global de Prevención de Infecciones Nosocomiales, el IQZ. ¿Cómo avanza?

Sí. Hemos visto un descenso progresivo de las infecciones por una intervención quirúrgica. Realmente, el plan IQZ, liderado liderado por la responsable de Cirugía, la Dra. Maite López, Comisión de Infecciosas, está teniendo un impacto importante en la seguridad y la salud del paciente. El plan prevee reducir las infecciones nosocomiales a la mínima expresión, aunque cabe decir que actualmente, nuestras cifras son bajas comparando con hospitales de similares características. No obstante, es un tema que no se puede dejar de lado y seguimos trabajando en ello de forma continua.


Pasemos a otros puntos de la estrategia de Seguridad del Paciente de Osakidetza. ¿Por qué es importante insistir en la importancia de algo que parece tan obvio como la identificación del paciente?

Parece una obviedad y una tontería, pero que en una sala de espera se llame a un paciente y entre otro en la consulta, es un error más habitual de lo que pensamos tanto a nivel nacional como internacional. Por eso es importante que el propio paciente adquiera un papel proactivo de cara a la identificación. Estudios señalan que la identificación sigue siendo una cuenta pendiente, y, en nuestro caso concreto, hemos de tener en cuenta que vivimos en una zona en la que se repiten muchísimo los apellidos. Es muy habitual encontrar personas con el mismo apellido e iniciales. Tenemos que concienciar que en los hospitales hay un movimiento de miles de personas, y que hay que verificar bien a quien se le llame o a quien se le da la medicación.


De todas maneras, contáis con protocolos para evitar ese tipo de errores…

Exactamente. Cuando un paciente va a ingresar, antes de que se produzca su hospitalización física, se le da una pulsera que no es fácil de manipular. En esa pulsera hay un código de barras, además de otros datos identificativos como el nombre o la fecha de nacimiento.Mientras dure la hospitalización, esa pulsera será el DNI del paciente y le servirá para moverse por dentro de la Clínica. Para confirmar que el sistema funciona, regularmente se hacen auditorías aleatorias, para comprobar que todo está correcto. Se mira si el paciente tiene la pulsera puesta, si es legible y si está todo correcto. Esto se hace unas cuatro veces al año, y nadie sabe que se va a realizar, de forma que logramos hacer un análisis muy valioso.


"Para confirmar que el sistema funciona, regularmente se hacen auditorías aleatorias, para comprobar que todo está correcto"

Y por último, nos queda el tema del conocimiento del tratamiento por parte del paciente...

Es importante que el paciente tenga instrucciones de cómo debe tomar su tratamiento. Muchas veces, el paciente tiene dificultades para entender lo que le dice el sanitario porque está nervioso o está preocupado por otras cosas. Por ello, el personal asistencial debe asegurarse de que el paciente ha recibido bien la información: cuál es su dosis, y cómo debe recibir su tratamiento. En caso de tener alguna duda sobre su tratamiento, hay unos números de teléfonos a su disposición, para que puedan llamar en caso de no tener claras las cosas.


©2019 by Asunción Klinika