• Asunción Klinika

Consejos para protegernos de las bajas temperaturas

Muchos paros cardíacos son causados ​​por resfriados, y los resfriados son una de las causas de la angina de pecho debido a la vasoconstricción que producen. Si ocurre una estenosis en un vaso sanguíneo que ha sido algo dañado, ocurre un accidente. Paradójicamente, la frecuencia de paros cardíacos en España en invierno es mucho mayor que en el norte de Europa.

Los resfriados son especialmente peligrosos para las personas sin hogar, los ancianos o los niños desaliñados. Las personas mayores tienen menos grasa debajo de la piel y menos masa muscular. Por eso están en riesgo, por ejemplo, la superficie de los niños es proporcionalmente mayor que su peso. La primera respuesta fisiológica del cuerpo humano para combatir un resfriado es aumentar el metabolismo para producir más calorías. Aumenta la presión arterial, el pulso y la respiración. El temblor ocurre a una temperatura corporal de unos 35 grados, que es una fricción muscular involuntaria, que genera calor.


Debido a las bajas temperaturas que ha llegado estos días, hemos querido elaborar una serie de consejos para protegernos y evitar pasar frío durante estos días:

  1. Vestirnos por capas. Si es con ropa térmica, genial. Si no: un pijama ajustado debajo de vuestra ropa hace el apaño. La idea es evitar la pérdida de calor corporal.

  2. Mejor varias capas que un abrigo gordo. No os paséis con los abrigos de invierno... vale más llevar varias capas y poner/quitar según tengáis más o menos calor que llevar un par y estar sudando porque... el sudor se puede congelar. La última capa (abrigo) tiene que ser impermeable. La nieve al entrar en edificios, se va a derretir.

  3. Evitad los calcetines de algodón. Parece una tontería pero el algodón cala fácilmente y con temperaturas bajo cero... se congela. Os sorprendería lo fácil que es que se congelen los calcetines y los dedos de los pies son bastante delicados ya que es de los con menor riego. Doble calcetín de hilo o lana y uno doblado en la punta si cabe.

  4. El calzado debe ser impermeable y quitarlo al llegar a casa. Puede que sean botas de montaña, puede que sean zapatos de cuero/polipiel. Cualquier cosa que evite que llegue humedad extra a vuestros pies.

  5. Doble capa de guantes. El exterior, mejor impermeable. Si no tenéis guantes de nieve (o no os sirven para el trabajo que tengáis que hacer): doble par de guantes finitos. Idealmente uno que no cale en la capa exterior.

  6. Gorro y bufanda siempre. Da igual que sean de forro polar o lana. La cabeza es por donde más calor se pierde.

  7. Una mascarilla de repuesto por lo que pueda pasar. Con la nieve se va a mojar la que lleváis puesta y mojadas no hacen bien su trabajo.

  8. Quedarse en casa si no es necesario salir o utilizar suelas de caucho para adherirse al suelo y evitar caídas.

  9. Sacar toda la nieve del coche con un cepillo antes de salir. Si no se desprenderá cuando conducís, pudiendo causar un accidente al que viene detrás (perdida de visibilidad, tracción si es una moto, etc).

  10. Llevar siempre una manta en el coche. Aseguraros de ir con el deposito lleno si vais a carretera. La idea es que en caso de quedaros bloqueados podáis tener calefacción y otra fuente de calor.

  11. No caminar bajo nada que pueda caerse por el peso de la nieve. Esto incluye: árboles, canalones, voladizos, toldos, etc. Y no aparquéis debajo tampoco.


Fuente: Redacción El HuffPost Life

0 comentarios

©2019 by Asunción Klinika