• Asunción Klinika

"La persona que sufre de mano reumática puede aspirar a vivir sin dolor"

Actualizado: 15 nov

El Dr. Javier Corredor, especialista en Cirugía de la Mano, nos ofrece en la siguiente entrevista algunas claves para entender el origen de esta dolencia que afecta especialmente a las mujeres de entre 30 y 45 años, y las opciones de tratamiento existentes.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de mano reumática?

Llamamos mano reumática a la inflamación del tejido articular de las manos y muñeca. Esta inflamación, que puede tener diferentes causas, suele provocar deformaciones, hinchazón y rigidez en las articulaciones, dificultando el movimiento de los dedos o la muñeca y generando dolor. Se trata de una enfermedad crónica, extensiva y progresiva con un pronóstico impredecible.

¿Qué produce la mano reumática?

Es una enfermedad autoinmune que afecta a los tejidos de las articulaciones, pero también puede producirse por otras causas como infecciones bacterianas- virales, la presencia de determinados antígenos, factores genéticos…

¿Qué incidencia tiene entre la población?

Aunque la etiología, es decir, la causa exacta de la artritis reumatoide, aún es desconocida, sí sabemos que afecta en mayor medida a las mujeres que a los hombres. Alrededor del 75% de las personas que sufren de mano reumática suelen ser mujeres de entre 30 y 50 años.


"Alrededor del 75% de las personas que sufren de mano reumática suelen ser mujeres de entre 30 y 50 años"

¿Qué síntomas tiene la mano reumática?

El dolor; las deformidades en las articulaciones de los dedos y muñeca, producidas por nódulos subcutáneos que suelen infectarse; y la rigidez y alteración de las funciones motoras, son los principales síntomas. Es muy característico el dolor nocturno contínuo con inflamación articular y rigidez matutina en muñeca y mano de caracter bilateral y simétrico. También pueden aparecer una pigmentación acentuada en el dorso digital y enrojecimiento en palma de la mano. En la muñeca, se puede presentar dolor al extenderla y deformidad con aumento de volumen, además de otros trastornos como roturas tendinosas o luxaciones. La mano reumática, además, suele manifestarse en brotes.

¿Cómo puede tratarse la mano reumática?

El abordaje de esta patología ha de ser multidisciplinar, implicando a los servicios de reumatología, rehabilitación y traumatología. Según el nivel de agresividad o afectación, hay diferentes fases de tratamiento. Inicialmente, se opta por medios no invasivos: tratamientos farmacológicos o rehabilitación.


¿Cuándo es momento de optar por la cirugía? Si los medios anteriores no son eficaces, existen opciones quirúrgicas para disminuir el dolor, evitar la progresión de las lesiones y mejorar la funcionalidad de la mano. La sinovectomía, que consiste en la eliminación de los tejidos afectados, es una opción a tener en cuenta cuando la enfermedad aún no está muy avanzada. Según el grado destrucción que haya sufrido la articulación, también puede optarse por la artoplastia, que consiste en reemplazarla con con prótesis de materiales externos o incluso hechas con tejido del propio paciente. La artrodesis, por su parte, es otra intervención que consiste en fusionar las articulares después de eliminar las partes más dañadas.

¿Qué mensaje le gustaría transmitir a las personas que sufren esta patología?

Es importante que el paciente hable con su médico sobre las opciones existentes en relación a tratamiento médico, local y quirúrgico con el objetivo de mejorar su calidad de vida. La persona que sufre de mano reumática puede aspirar a vivir sin dolor crónico y sin que esta enfermedad tenga un impacto psicológico y estético-funcional de sus manos.



0 comentarios