©2019 by Asunción Klinika

  • Asunción Klinika

Mujer y Nutrición: adolescencia, edad adulta, maternidad y menopausia

Esta semana celebramos con mucho gusto el día internacional de la mujer, sin embargo, ¿qué sabemos sobre la nutrición en la mujer? En la actualidad la nutrición se ha vuelto un papel muy importante en la vida cotidiana, tanto así que de seguro has escuchado frases como: Somos lo que comemos, Hay que comer para vivir y no vivir para comer, entre otras. Esta semana nuestra dietista-nutricionista Ariane Nuñez ha creado un post especial con motivo del 8M, #DiaInternacionalDeLaMujer


Después de la adolescencia, llega la edad adulta dónde debemos llevar un estilo de vida activo y saludable. En esta etapa, muchas mujeres decidimos quedarnos embarazadas y elegir la lactancia materna para nuestro bebé. En esta situación, debemos tener en cuenta el consumo apropiado del calcio, hierro y ácido fólico (especialmente antes de quedarnos embarazadas y después, normalmente a base de suplementos).

Uno de los cambios más significativos en la edad adulta es la menopausia, la cual se manifiesta por un descenso en los niveles de estrógeno lo que conlleva a una serie de cambios físicos y biológicos que impactan directamente en la vida de la mujer. Esta disminución, está asociada con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y osteoporosis. Por lo que, en esta etapa, es primordial mantener un buen estatus de vitamina D y aumentar la masa muscular realizando ejercicio físico para regular la absorción del calcio.

Y después de tener en cuenta que vitaminas y minerales pueden afectar a la mujer en cada etapa, ¿cómo podemos ponerlo en práctica? ¿qué alimentos son ricos en calcio? Seguro que estaréis pensando en los lácteos, pero hay más calcio más allá de los lácteos. Veamos algunas fuentes:

  • Calcio: almendras, berza, coliflor, brócoli, alubias blancas, tofu a base de sales de calcio, bebida o yogures de soja fortificados, semillas de lino y chía son alimentos que nos aportan gran cantidad de calcio.

  • Hierro: existen dos tipos de hierro, hemo y no hemo. El primero, podemos encontrarlo en la carne y huevos y, el segundo, es de origen vegetal. Para aumentar el consumo de hierro no-hemo presente en las legumbres, debemos combinarlo con vitamina C, por ejemplo, después de un plato de lentejas elegir de postre unas fresas.

  • Vitamina D: Exposición solar diaria (30 minutos)

  • Ácido fólico o B9: Podemos encontrarlo en las alubias y lentejas, hojas verdes (espinaca, lechuga), espárragos, brócoli, leche y huevos.

Una correcta alimentación en la mujer en cada etapa de su vida es primordial para mantener una buena calidad de vida, porque somos nosotras las que debemos cuidarnos de nosotras mismas, por y para nosotras.

ARIANE NUÑEZ NUTRICIONISTA


Formación

- Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad del País Vaso.

- Nutricionista Colegiada (EUSOO301)​

Líneas de investigación / intereses

- Alimentación vegetariana y vegana

- Nutrición infantil

- Patologías gastrointestinales

Centros de trabajo

- Centro Médico Belate

- Centro Médico Ordizia