• Asunción Klinika

¿Qué es el síndrome del ojo seco y cómo puedo prevenirlo?

El ojo seco es un síndrome crónico que afecta aproximadamente al 30% de la población. Esta dolencia puede tener detrás muchas y diferentes causas y adoptar diferentes grados de gravedad. Por ello, es necesario realizar un buen diagnóstico para prescribir el tratamiento más eficaz para cada caso. Nuestro jefe del servicio de Oftalmología, el Dr. Giacomo de Benedetti, nos descubre más sobre este síndrome, cómo detectarlo y tratarlo, en este post.



¿Qué es el ojo seco?

El ojo seco se produce cuando existe una escasez de la cantidad de lágrima y/o un deterioro de la calidad de la misma. El déficit de lágrima suele estar relacionado con una producción deficiente o por un exceso de evaporación. La calidad de la lágrima se puede ver afectada por problemas en las glándulas de Meibomio. Esta escasez produce a su vez una inflamación de la superficie del ojo. El ojo seco suele afectar a los dos ojos y se da más entre mujeres, que entre los hombres, especialmente en el periodo de la menopausia y post menopausia.



¿Qué causa el ojo seco?

Las causas del ojo seco pueden ser muy diversas, pero estas suelen ser las más comunes:

  • Hormonal (adolescencia/menopausia)

  • Edad avanzada

  • Uso de lentes de contacto

  • Consumo de fármacos antidepresivos y antihistamínicos (para la alergia)

  • Tratamiento con quimioterapia o radioterapia

  • Haberse sometido a una cirugía ocular

  • Factores ambientales (aire acondicionado, calefacción, ambientes secos o muy contaminados…)

  • Alimentación (déficit vitamínico)

  • Enfermedades autoinmunes (artritis reumatoide, síndrome de Sjögren, fibromialgia…)



¿Cuáles son los síntomas del ojo seco?

Los síntomas que deben ponernos en sobre aviso suelen ser molestias, escozor, quemazón, ardor, sensación de sequedad y de arenilla e incluso visión borrosa y fluctuación de la agudeza visual. Hay que tener en cuenta estos síntomas, ya que pueden agravarse en ambientes secos con poca humedad y en ambientes con mucho viento. También se agravan cuando el paciente fija la vista y parpadea poco.


Tipos de ojo seco

A continuación exponemos diferentes tipos de ojo seco, aunque es importante recalcar la importancia de determinar correctamente mediante un examen oftalmológico exhaustivo y pruebas diagnósticas específicas, ya que de una exploración experta dependerá una orientación individualizada y, con ello, un tratamiento a medida y eficaz.

  • Acuodeficiente: disminución de la producción de lágrima, generalmente del componente acuoso.

  • Evaporativo: evaporación rápida de la lágrima.

  • Inflamatorio: inflamación clínica o sublínica.

  • Neurotrófico: déficit en la inervación de la córnea, lo que limita la secreción de lágrima y la regeneración de la superficie ocular.

  • Neuropático: alteración en la inervación de la córnea cuya causa y mecanismo todavía se desconoce y que se caracteriza por una gran intensidad de síntomas con una exploración ocular dentro de la normalidad o con mínimas alteraciones.


¿Cómo se puede prevenir el síndrome del ojo seco?

La detección precoz del ojo seco, mediante controles rutinarios en el oftalmólogo (especialmente en caso de tener alguno de los factores de riesgo), es importante para actuar tempranamente sobre su sintomatología y evitar las consecuencias que la enfermedad puede acarrear.


¿Necesitas una consulta con nuestra Unidad de Oftalmología?



El Dr. Giacomo de Benedetti tiene más de 20 años de experiencia en el campo de la Oftalmología a sus espaldas. Especialista en Oftalmología por la Università degli Studi di Roma 'La Sapienza’, ha sido jefe de Servicio de Oftalmología en Grupo Hospitalario Quironsalud durante más de diez años.

+ Información




0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo