top of page
  • Foto del escritorAsuncion Klinika

“La familia juega un papel fundamental en la Hospitalización a Domicilio”

La Dra. Marga Apezetxea, jefa del servicio de Hospitalización a Domicilio de Asuncion Klinika ofrecerá la charla “Cuando el Hospital va a Casa” en el Zerkausi el próximo 15 de junio a partir de las 18h en el marco de las charlas Osasuna Kalean que organiza el centro tolosarra. En el encuentro, la Dra. Apezetxea explicará cómo funciona esta modalidad de ingreso, cómo afecta al día a día de las familias, qué papel juegan los cuidados paliativos y cómo trabajar el impacto emocional de la enfermedad en el entorno familiar, entre otros temas.

La Dra. Marga Apezetxea, jefa del servicio de Hospitalización a Domicilio
  • Charla: Cuando el Hospital va Casa

  • Ponente: Dra. Marga Apezetxea, jefa del servicio de Hospitalización a Domicilio de Asuncion Klinika

  • Lugar: Zerkausi

  • Día y hora: jueves 15 de junio, 18h

  • Entrada libre

  • Organiza: Asuncion Klinika


¿Qué es un servicio de Hospitalización a Domicilio?

Como su nombre indica, es un servicio que busca ofrecer en el propio domicilio del paciente tratamientos y cuidados que de otra forma requerirían un ingreso hospitalario. Se trata de una opción pensada para un tipo concreto de pacientes y patología. No todo el mundo es candidato a la Hospitalización a Domicilio.


¿Cómo funciona el servicio?

Ofrecemos cobertura todos los días del año sin excepciones: de lunes a viernes, desde las 8h hasta 20h y los fines de semana y festivos, hasta las 14h. Al empezar la jornada revisamos la situación de todos los pacientes activos y comprobamos si alguno ha requerido de asistencia durante la noche anterior. En función de ello, diseñamos la ruta de visitas de esa mañana. Tratamos de que cada visita dure el tiempo que requiere el paciente según sus necesidades. No es lo mismo una visita a un paciente que está estable y solamente requiere un tratamiento antibiótico que un paliativo. A la vuelta, ya desde el hospital, nos centramos en labores administrativas y aprovechamos para hacer los controles telefónicos de las personas más inestables. Además, todos los días enviamos un correo electrónico a Emergencias con el listado y situación cada uno de los los pacientes, para que si fuera de nuestro horario habitual necesitan algún tipo de soporte, tengan a su disposición un teléfono en el que ser atendidos por personas que conocen su caso.


¿Qué tipo de pacientes se tratan en el servicio?

Hay cuatro grandes grupos. Por una parte están los pacientes agudos que requieren de tratamientos específicos endovenosos. Por otra parte, están los crónicos (EPOC, cirrosis, bronquitis crónicas…) que sufren una reagudización de su enfermedad. Gracias a la hospitalización a domicilio evitamos que estos pacientes, que en muchos casos tienen una edad avanzada y son muy frágiles, tengan que acudir al hospital. En tercer lugar tenemos a los pacientes que han pasado por una cirugía: en estos casos solemos controlar curas, infecciones de heridas, úlceras… Y por último, estaría todo el área de cuidados paliativos. Es importante, en cualquier caso, que los pacientes cuenten con un entorno familiar correcto que garantice que van a estar cuidados en su casa.


¿La figura del cuidador es imprescindible?

Sí. Generalmente trabajamos con pacientes inestables y frágiles. Nosotros acudimos diariamente el domicilio y nos ocupamos de la parte más técnico-sanitaria: controlamos que el dispositivo que se haya puesto al paciente funcione, que las vías estén bien, que las constantes sean correctas, que la nutrición sea adecuada, control de úlceras... pero una vez nos vamos, esa persona sigue requiriendo asistencia. Necesita alguien que le ayude con la higiene y la alimentación, que continue suministrando el tratamiento pautado… Por eso es muy importante que la familia sea consciente de la labor que van a tener que realizar. Nosotros ponemos en marcha el tratamiento, ayudamos y colaboramos, pero ellos son el gran soporte.


Una vez que la parte física está controlada, debemos abordar la emocional, tanto del paciente como de la familia

¿Cómo afecta una hospitalización de este tipo al día a día de una familia?

Afecta mucho, porque hay que replantear toda la organización familiar para poder cuidar de esa persona enferma que requiere de ayuda. Sin embargo, lo hace de forma positiva. Muchas familias se organizan para ir cuidando por turnos, de la misma forma en que lo harían si el paciente estuviera en planta, pero al estar en casa, todo resulta más cómodo.


Un tema especialmente sensible es el de los cuidados paliativos…

Hablamos de paliativo cuando no hay un tratamiento curativo y el objetivo se centra en el control de síntomas y la mejora del confort físico y emocional del paciente. Una vez que la parte física está controlada, debemos abordar la emocional, tanto del paciente como de la familia. En esas situaciones, todavía hay más impacto familiar porque hay en ciernes una próxima pérdida que el paciente vive, sin duda, con mucha angustia pero también su entorno. Contamos, de hecho, con un psicólogo que ofrece ayuda psicológica especializada para quienes la solicitan.


¿Cómo se accede al servicio?

La solicitud de ingreso en HaD es una solicitud médica que realiza a través de los facultativos. Siempre debe ser su médico de cabecera o el médico responsable de su tratamiento el que se ponga en contacto con nosotros y, si cumple los criterios de ingreso, entrará en el programa.




0 comentarios

Комментарии


bottom of page