• Asunción Klinika

Hemorroides: qué son, por qué se producen y cómo tratarlas

Actualizado: 18 ago

Se calcula que entre el 30% y el 50% de la población occidental sufre de hemorroides. Hablamos con la Dra. Maite López, jefa del servicio de cirugía de Asuncion Klinika, sobre esta enfermedad que muchas veces se sufre en silencio y para la que sí, hay cura.

¿Qué son las hemorroides?

En el canal anal hay dos plexos arteriovenosos, uno superior y otro inferior. Ambos conforman el plexo hemorroidal interno y el externo, que no son más que un conjunto de componentes vasculares, rodeados de músculo y tejido elástico. Este tejido conectivo es el que hace que las hemorroides se mantengan en su posición anatómica normal. Cuando por algún motivo estos músculos y el tejido conectivo no ejercen bien su función las hemorroides comienzan a descender y se dilatan, produciéndose lo que conocemos como la enfermedad hemorroidal.


¿Cuáles son las principales causas de las hemorroides?

Las principales causas son el estreñimiento, los malos hábitos dietéticos y los malos hábitos defecatorios. Por otra parte, popularmente se asocia el consumo de alimentos picantes a la aparición de hemorroides. No es que las produzcan, pero productos como la cafeína o el picante sí pueden producir una mayor irritación y sintomatología de las hemorroides.


¿Es posible prevenir las hemorroides?

Sí. Es cierto que en algunos casos estas van asociadas a cuestiones que no podemos controlar como la edad, los cambios hormonales o alteraciones en la zona perineal, como por ejemplo un embarazo, pero en cualquier caso sí que hay una serie de medidas que podemos adoptar para prevenirlas. La primera es una cosa evitar el estreñimiento ingiriendo suficiente fibra en nuestra dieta.


¿Y la segunda?

Evitar esa costumbre tan extendida que tiene la gente de estar mucho rato sentado en el WC, con un libro, el móvil o una revista. Los estudios señalan que el máximo recomendable de que podemos pasar sentados en el váter son 5 minutos. Más allá de esto, se produce estrés, una distensión y aumentamos el riesgo de aparición de enfermedad hemorroidal.


Hay que evitar esa costumbre tan extendida de estar mucho rato sentado en el WC, con un libro, el móvil o una revista

¿Cuáles son los principales síntomas de las hemorroides?

Lo síntomas iniciales suelen ser picor y escozor, junto con la sensación de tener algo en el ano. Estos síntomas suelen ir acompañados de un sangrado rojizo, limpio e indoloro. Después, cuando ya las hemorroides son más congestivas, están más tiempo prolapsadas o incluso se han trombosados es cuando aparece el dolor.


¿Las hemorroides pueden derivar en otro tipo de patologías?

Las hemorroides se pueden complicar, se pueden trombosar, pueden causar más o menos dolor y pueden tener diferentes tamaños, pero nunca van a malignizar. Otra cosa diferente es que hay personas que dan por hecho que tienen hemorroides, no acuden a su médico, se las empiezan a tratar por su cuenta con pomadas o cremas, cuando lo que realmente padecen es una enfermedad inflamatoria, una proctitis o incluso un cáncer de recto.




¿Cuál es el tratamiento más eficaz para tratar las hemorroides?

Existen diversas técnicas no invasivas o quirúrgicas, que se utilizan en función del grado de prolapso, de la intensidad de los síntomas, la cronicidad de los mismos, las patologías concomitantes del paciente, su la edad, antecedentes quirúrgicos...


Empecemos por lo básico. ¿Qué nos dices de las pomadas y remedios tópicos?

Aunque estos tratamientos están muy extendidos, no existe evidencia científica de su beneficio. Nosotros no las aconsejamos, por varias razones. Inicialmente producen un alivio sintomático, pero muchas de estas soluciones contienen corticoides, cuyo uso a largo plazo puede ser contraproducente. Además, si lo que tienes no son hemorroides y estás usando estas cremas, la patología real puede verse empeorada. Eso sin contar que estas cremas producen humedad local, generando dermatitis e irritación perianal.


Hay personas que dan por hecho que tienen hemorroides, no acuden a su médico, y las tratan por su cuenta, cuando lo que realmente padecen es una enfermedad inflamatoria, una proctitis o incluso un cáncer de recto.

¿Pueden tratarse las hemorroides sin necesidad de acudir al quirófano?

Sí, existen técnicas indoloras y no invasivas como la ligadura de bandas. Se colocan unas pequeñas bandas en el ano cuyo objetivo es succionar la hemorroide para generar una cicatrización y una fibrosis de la misma que haga que se retraiga hacia el interior y vuelva a su posición anatómica original. Es una técnica indolora que no requiere de anestesia y que se puede hacer en la propia consulta. Funciona muy bien, pero está indicada en unos casos concretos de patología hemorroidal.


¿Y en qué casos es necesaria la intervención quirúrgica?

Cuando ya estamos en una situación muchísimo más evolucionada con un prolapso hemorroidal más completo, entonces hay técnicas quirúrgicas de recepción, eliminación y escisión de las hemorroides muy variadas, desde las más convencionales hasta otras que requieren de artilugios más novedosos, como el láser, pero que persiguen la misma intención: quitar tejido. Estas técnicas sí pueden acarrear un postoperatorio más dolorosos.



0 comentarios